Desfibriladores semiautomáticos en Comunidades de Propietarios

Desfibriladores semiautomáticos en Comunidades de Propietarios

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

En España, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte, por delante del cáncer. La supervivencia tras una parada cardíaca se multiplica por tres si los ciudadanos, testigos no sanitarios, realizan una reanimación previa antes de que puedan llegar al lugar los equipos médicos. La labor ciudadana es vital y, con la ayuda de un desfibrilador semiautomático (DESA) a su alcance, la esperanza de vida aumenta.

Se estima que en España se producen, cada año, mas de 24.500 paradas cardíacas (PC) extrahospitalarias. Hasta el 85% de estas paradas están ocasionadas por una fibrilación ventricular y más del 90% podrían revertirse si se realizara una desfibrilación en el primer minuto, pero si ésta se retrasa las posibilidades de sobrevivir desaparecen en muy pocos minutos.

A pesar de los avances de las últimas décadas no se han logrado unos resultados satisfactorios en el tratamiento de la PC, de forma que la tasa de supervivencia, al alta hospitalaria, no suele superar el 7%. Ante esta situación los expertos recomiendan que se acorte el retraso en la realización de la desfibrilación, aconsejando, como óptimo, un tiempo menor de 5 minutos entre la llamada al 112 y la descarga eléctrica. Actualmente España está a la cola de Europa en cuánto a espacios cardioprotegidos. Pero su existencia salva vidas.

 

¿Qué es un espacio cardioprotegido?

Un espacio cardioprotegido, es aquel lugar que dispone de los elementos necesarios para asistir a una persona en los primeros minutos de una PC. La existencia de un desfibrilador no es el único requisito para que un espacio sea cardioprotegido, ya que además debería garantizarse la correcta ubicación de los desfibriladores, el mantenimiento de los mismos, la coordinación de la actuación con los servicios de emergencia y la adecuada designación del personal a formar para el manejo del equipo. Para conseguir un espacio cardioprotegido seguro las empresas certificadoras, junto a la Sociedad Española de Medicina y Seguridad del trabajo SEMST, han creado el Pack de Espacio Cardioprotegido en el que se incluye:

  • el desfibrilador
  • la formación
  • la señalética
  • la vitrina
  • el certificado de Espacio cardioprotegido: la auditoria que certificará, con el aval de la SEMST que es un Espacio cardioprotegido

Este Pack no solo garantiza la creación de espacios cardioprotegidos, sino la implantación y el mantenimiento de los mismos tanto del desfibrilador como de la formación.

 

¿Qué es y para qué sirve un desfibrilador?

Un desfibrilador semiatomático (DESA), es un equipo sanitario destinado a analizar el ritmo cardíaco, capaz de identificar las arritmias mortales y de administrar, con intervención de una persona, una descarga eléctrica con la finalidad de restablecer el ritmo cardíaco (con altos niveles de seguridad).

 

¿Es obligatorio tener un desfibrilador en mi comunidad?

Actualmente, existe solo normativa de carácter autonómico (Andalucía y Cataluña) que obligue a la instalación de desfibriladores en espacios públicos. En Andalucía, la normativa que lo regula es el D 22/2012 de 14 de febrero (publicado en el BOJA 07/03/2012 por la Consejería de Salud), por el que se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro.

Aunque no exista la obligatoriedad es muy recomendable instalar estos espacios ya que un DESA en tu club, asociación, piscina o comunidad puede salvar vidas.

Sí es obligatorio su uso en:

  • Grandes superficies minoristas, con superficie útil superior a 2.500m2
  • Aeropuertos
  • Puertos comerciales.
  • Estaciones de autobuses y trenes de poblaciones de más de 50.000 habitantes.
  • Estaciones de metro con afluencia media diaria igual o superior a 5.000 personas
  • Instalaciones, centros o complejos deportivos con afluencia diaria igual o superior a 500 usuarios.
  • Establecimientos públicos con aforo igual o superior a 5.000 personas.

 

¿Quién es el responsable de la instalación de desfibriladores en los espacios públicos?

Los responsables de la gestión de la instalación serán los responsables de su instalación, señalización y mantenimiento (según instrucciones del fabricante).

 

¿Cómo usar el desfibrilador? ¿Es necesaria formación para utilizarlo?

El desfibrilador dispone de unas sencillas instrucciones en las que se van indicando los pasos. El desfibrilador realiza un electrocardiograma para leer el ritmo cardíaco y comprobar si el paciente requiere de una descarga eléctrica. El usuario no toma decisiones: si comprueba que el paciente requiere de una descarga, emitirá una señal que avisará que lo atienda, que no mantengan contacto y pulsen el botón de activación.

No es necesario ser un profesional sanitario. Cualquier persona que haya superado un curso acreditado de RCP y uso del DESA y tenga su acreditación en vigor.

A pesar de ser un equipo de fácil manejo, son las comunidades autónomas las que regulan esta formación. La duración de los cursos varía de 8 a 12 horas. Las únicas comunidades que no exigen un número concreto de horas de formación son País Vasco y Madrid. El personal habilitado para el uso del desfibrilador debe estar formado en un curso impartido por una entidad homologada por la comunidad autónoma o ser Licenciado en Medicina y Cirugía o Grado en Medicina, o de Diplomado Universitario de Enfermería o Grado de Enfermería.

 

¿Coste de un desfibrilador semiautomático?

Inversión aproximada del desfibrilador unos 1.500€, con un mantenimiento periódico poco significativo. Y los cursos de formación, así como sus renovaciones, se pueden realizar a través de formación continua.

Desfibriladores en comunidades de propietarios y locales comerciales